• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Pizza, Birra Y River
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Tras casi un año de ausencia, volvimos a casa. Un Monumental de punta en blanco que se posiciona entre los mejores del mundo.

El 11 de marzo del 2020, River jugaba sin saberlo, su último partido en el Estadio Antonio Vespucio Liberti previo a un receso inesperado. Una goleada por ocho tantos contra cero frente a Binacional por la Copa Libertadores fue una despedida imprevista previa a los grandes cambios que se avecinaban.

El parate indeterminado por la pandemia producida por el COVID-19 aceleró un reclamo que Gallardo hizo desde su llegada a River en el año 2014: Tener un campo de juego de elite mundial que potencie el estilo propuesto por el DT. Era el momento, "ahora o nunca" fueron las palabras de la dirigencia hacia Napoleón quien dio el OK para que remodelaciones se lleven adelante.

El 20 de febrero del 2021 será recordado como un día histórico para mundo Millonario, donde solo hubo un atenuante: que los hinchas no pudimos disfrutar de tan majestuoso hecho en casa. River volvía a demostrar que la frase de "El Más Grande" la tiene muy bien ganada. Que su tradición de buen futbol, de elegancia y paladar negro no se negocian.

El conjunto de Núñez cuenta ahora con un campo de juego que pocos clubes a lo largo y a lo ancho del mundo cuentan. Un verde césped que se convertirá en un aliado fundamental para que el estilo de juego Riverplatense se exprese de la mejor manera y una herramienta para que nuestros jugadores puedan desarrollar el futbol que tanto nos gusta y nos identifica .

Foto: Gonzalo Colini / RDLT

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

¿Qué puesto reforzarías en este mercado de pases?

Cargando ... Cargando ...

Te puede interesar: