La derrota por 3 a 0 con Palmeiras deja al descubierto muchos errores personales y de coordinación, en una defensa desarmada que ya no es la base solida de la nave de Gallardo

Cuando se analizan los partidos y se desarma un equipo parte por parte, se llega a la conclusión que el sistema defensivo es la base sólida de todo aspirante a títulos. El conjunto dirigido por el Muñeco, si bien mantiene su estilo de juego, no logra acomodarse a la salida de una pieza clave en 2019, Martínez Quarta.

El error conceptual de Rojas en la marca de Tévez, el día sábado, y ayer, con el giro en mitad de cancha de Luiz Adriano y luego el segundo gol del equipo paulista, dejan mucha tela para cortar. La velocidad de los centrales del Millonario hoy esta más atada a los anticipos de Pinola o los cierres de Montiel. También hay que sumar el desgarro de Fabrizio Angileri, y la pronta recuperación de Casco a la saga defensiva, que ayer mostró la falta de ritmo ante la velocidad brasileña.

Maidana, Funes Mori, Pezzella, entre otros, fueron grandes caudillos de la era Gallardo y supieron ser los abanderados de una defensa que respaldaba a un gran equipo. Hoy, Rojas y Paulo Díaz, ¿Están a la altura del mejor equipo del continente desde hace años?. Otro desafío grande para “Napoleon”, generar en estos dos centrales, la mística que supo inculcarle a otras estrellas que se fueron a brillar a Europa.

[adinserter name="Secciones_300x250_Mobile Content Footer"]

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

[poll id="4"]

Te puede interesar:

Dejá tu comentario

[poll id="17"]