Un hincha Millonario y dos de Boca, dejaron retratado un abrazo que trasciende las camisetas, en la despedida a Diego Maradona, la imagen que se volvió viral, envió ese mensaje de unión a todo el fútbol argentino.

Vale mas que mil palabras, si. Basta con ver una imagen para entender lo que Diego Maradona significaba en la vida de los argentinos. Esa fotografía que voló a través de las redes sociales, quedó como una de las postales icónicas en la despedida del 10. Los protagonistas son un hincha de River y dos de Boca.

Allí quedó plasmado el impacto que solo Maradona fue capaz de generar. La emoción trascendió los colores y los fanáticos se fundieron en un abrazo de consuelo. Ahora bien: ¿Cuál es la historia detrás de esa obra de arte?, Maximiliano Luna, autor gráfico del momento y reportero de Infobae, contó lo siguiente: “Después de dar una vueltas, me acerqué al cordón por donde salía la gente que ya se había despedido, que ya había pasado por dentro de la Rosada, y había muchísima gente llorando. Y de repente ví a dos de Boca y uno de River y pensé: esta es la foto”.

El periodista, además expresa que tiene un significado especial, porque la visión de los fines de semana suele ser otra totalmente contraria a lo observado: “Hace años hago fotos de fútbol todas las semanas. Lo único que vi siempre fue rivalidad, y lo que vi ayer fue unión, hermandad, emoción conjunta. Y la foto siento que lo representa. Hubo por primera vez en la historia una unión entre hinchas, y creo que eso fue lo más rescatable del día”.

Como es costumbre, el fotógrafo siguió su camino y perdió de vista a los protagonistas, hasta que horas después, con el alcance a escala mundial que había tenido su imagen, pudo ser identificado uno de los componentes de aquella obra. Se trata de Damián Juárez, tiene 42 años, es oriundo de Lanús y fanático del Más Grande, el otro es Luis Manrique, hincha de Boca, tiene 71 años y vivió a Diego desde sus comienzos.

“Llegué a Obelisco a la medianoche del miércoles, estaba shokeado, quería hacer la vigilia para despedir a Diego. A la madrugada me fui para la Plaza de Mayo a hacer la fila, y ahí conocí a un jubilado que me dijo que se llamaba Luis. Estuvimos conversando toda la noche sobre Maradona. Él tenía la camiseta de Boca puesta, y yo la de River. Pero la mía la tenía para dejársela a Diego en el cajón, quería que él la tuviera", comentó Juárez a Infobae.

En la continuación del relato, agrega que: "Con Luis conversamos mucho. Él me dijo que tenía miedo de descompensarse frente al cajón, me dijo que sentía que no estaba preparado. Yo le dije que no se preocupara, que yo iba a estar con él, que no lo iba a dejar caer. Sin embargo, un rato antes de que abrieran las puertas, unas personas se empezaron a pelear con la policía, se cayeron las vallas, hubo corridas y fue todo un caos. Ahí nos separamos sin querer. Alguien me agarró y quedé del lado de adentro de la Casa Rosada y pude ahí ver el cajón y saludar a Diego".

Cuando llegó el momento de despedir al astro del fútbol mundial, no pudo contener la emoción, por lo que se descompensó y casi se desmaya. Al instante dos personas lo agarraron de los brazos y lo ayudaron a que pudiera continuar su camino para que no se acumulara la gente: "Yo sé que dejarle una camiseta de River a Diego es raro, pero es el único adversario del cual yo aplaudía todos los goles, y quería dejársela porque fue un ídolo sin importar los equipos. Pero no pude, me sentía muy mal y no pude”, contó con la voz quebrada.

“Al salir de la Casa Rosada me quedé esperando a ver si salía Luis, para saludarlo y ayudarlo si lo necesitaba. Al rato salió y nos abrazamos, se nos unió un muchacho más, y lloramos los tres juntos. Fue realmente muy emocionante”, expresó tras vivir una despedida que había significado mucho para él.

[adinserter name="Secciones_300x250_Mobile Content Footer"]

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

[poll id="4"]

Te puede interesar:

Dejá tu comentario

[poll id="17"]