Fillol y una historia para el recuerdo, donde no solamente habla del camino que transitó en River sino también de una particular invitación a cenar que le hizo al Pato un hincha del Millonario, hablamos de Rubén Ferrín.

Esta historia tiene diversos aspectos, entre ellos los emotivos, ya que el fútbol es el deporte que despierta más emociones en el mundo y es en el cual pueden llegar a darse este tipo de cosas. El protagonista en esta oportunidad es Ubaldo Fillol que reabrió un nuevo capítulo de la misma. Pero toda relación tiene un comienzo…

Para ello hay que retroceder al 1975, cuando River se consagró campeón del Metropolitano para cortar una sequía de 18 años sin títulos. Al aclarar esto, la revista Goles eternizó en una foto un mensaje para el Pato, tallado en uno de los arcos del Monumental en medio de los festejos: "Pato, vení a mi casa. Palmar 6439 (Liniers). 14/8/1975. Por favor, Rubén. River Campeón 1975".

Dicho papel empezó a tener repercusión en los medios a fines de enero por las cuentas oficiales del Millonario, que mostraron la imagen y motivaron la respuesta del exarquero: "Hola, Rubén! Recién veo el mensaje. Abrazo del alma!", tuiteó.

Al principio no se sabía quién era el autor de dicho texto, pero la revista Cosas de Barrio investigó y dio con el protagonista. Se trata de Rubén Ferrín, quien contó con detalles lo sucedido y reiteró que continúa esperando el encuentro con su ídolo. A lo que añadió: "Ya tenía el lugar reservado en la mesa".

Luego, continuó y señaló: “Esa noche salimos campeones acá en Vélez. Yo tenía 15 años, los había cumplido hacía cinco días, o sea que era la primera vez que veía campeón a River. Todos mis amigos eran hinchas de Vélez o de Boca, el único de River era yo, por eso iba solo a la cancha. Esa noche cuando terminó el partido, ya casi llegando a las vías, me encontré con el hijo del dueño de la pizzería San Cayetano. Él era fanático como yo, así que nos fuimos juntos en un micro a festejar a la cancha de River. Ya eran como las once y pico de la noche”.

También afirmó: “Yo siempre llevaba a todos lados una birome Parker, de las retráctiles y con el metal de esa lapicera tallé el poste derecho del arco que da al Río de la Plata”, contó, y no ocultó su ilusión de conocer al legendario arquero: "Si lo tuviera enfrente le diría que me debe una cena, que tenemos que ir a comer juntos, porque yo quería invitarlo a comer a mi casa. Soy hijo único y vivía con mis viejos, por eso me imaginaba a los tres comiendo con el Pato, de hecho, ya tenía el lugar reservado en la mesa. Por eso en realidad soy yo el que le debe una cena, él sólo tiene que aceptar la invitación".

Para finalizar, enfatizó en cómo fueron sus orígenes con los colores riverplatenses. "Mi viejo era de Independiente, pero yo me hice de River. No obstante, como vecino y enamorado de Liniers, era socio de Vélez. El Pato fue el único arquero que me hizo disfrutar los ataques del equipo contrario. Cuando se venían los rivales yo esperaba una atajada suya. Fue el emblema de ese equipo, que era un equipazo, porque estaba (Norberto) Alonso, (Roberto) Perfumo, Jota Jota López y el Puma Morete, que era el goleador", concluyó.

Cabe señalar que el fanático del Más Grande ya no vive en el barrio que indica en el papel. Ahora reside en Merlo, pero, aunque sea espera una respuesta de Fillol. ¿Cómo terminará la historia?

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

¿Cuál te parece el refuerzo que más promete?

  • Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Te puede interesar: