Después de lo sucedido la semana anterior, De la Cruz festejó con Gallardo y Biscay.

El martes pasado, el futbolista se había retirado molesto con el técnico Millonario y su ayudante porque no estaba de acuerdo con la decisión de que abandonara el partido tras el flojo desempeño que había tenido.

Si bien la televisión mostró la parte tensa de la situación, puertas adentro y en privado, Nicolás y Marcelo tuvieron una conversacion, donde el volante se sintió arrepentido y en deuda por su accionar.

Ayer, se lo vio con sed de revancha y fue uno de los más activos en el tiro de media distancia, pero el arquero brasilero negó su grito de gol en varias oportunidades. Finalmente, se hizo cargo del penal que le habían cometido a Borré y si bien lo había malogrado pegando la pelota en el palo, el rebote en Bento hizo que pudiera anotar el único tanto del partido.

Acto seguido con balón bajo sus brazos fue corriendo al banco para darle un abrazo al Muñeco y saludar a su asistente en señal de disculpas por el desplante del partido en Curitiba.

[adinserter name="Secciones_300x250_Mobile Content Footer"]

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

[poll id="4"]

Te puede interesar:

Dejá tu comentario

[poll id="17"]