Hace pocos días se conmemoró un nuevo aniversario del Día del hincha de River en homenaje al nacimiento de Angel Labruna. Pato Fillol contó una anécdota imperdible de su relación el Feo.

Angelito es uno de los máximos ídolos que tiene la institución más ganadora del país y el símbolo por excelencia con el cual se identifica a River, él supo ser jugador y entrenador del club, y ha vivido infinidad de momentos inolvidables con su gente más cercana y también con los futbolistas con los cuales dirigió. Uno de ellos es nada más y nada menos que Ubaldo Matildo Fillol quien ha sido el arquero de su equipo multi campeón de los mediados de los 70 y principios de los 80.

"Un día el entrenador (Ángel Labruna en esa época) me llamó y de manera irónica me preguntó: 'Venga, Fillol. Me contaron que usted ataja muchos penales. ¿Es así?'. Yo le dije que sí y preguntó nuevamente. 'Usted sería tan amable de permitirme que le patee cinco penales?'. Yo me negué al princiío pero después accedí. 'Bueno, hagamos algo. Si usted me ataja uno, le doy un premio. Es más Fillol, voy a ser generoso. Si usted me adivina a qué palo va tan sólo uno, haga de cuenta que me lo atajó", reveló el Pato.

El campeón mundial con la selección argentina "Fuimos al arco que mira al Río de la Plata, donde todavía no se había construido la actual platea Sívori alta. Labruna tenía unas zapatillas 'Flecha' de lona que venían con cordones. Yo estaba vestido como todo un jugador profesional antes de arrancar la práctica, con ropa deportiva, guantes y botines. Angelito pateó los cinco penales. No le atajé ni uno. Tampoco pude adivinar un sólo palo. ¡No podía creerlo! Pocas veces vi en mi vida a un futbolista pegarle al balón con semejante precisión", cerró.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]