Tras la victoria frente a Nacional, el equipo del Muñeco se clasificó a su quinta semifinal de Copa Libertadores. ¿Cómo le fue en cada una?

Durante este ciclo, el Millonario se ha sentido mucho más cómodo disputando torneos internacionales que certámenes domésticos. Lo cierto es que el entrenador riverplatense ha logrado torcer una historia de algunas alegrías y muchos disgustos de la institución a nivel continental. A lo largo de su vida, los de Núñez se hacían fuertes en los campeonatos locales con grandes equipos que, pese a tener un notable juego, cuando salían del país terminaban sufriendo. En tal sentido, los números de esta etapa demuestran el poderío sudamericano que tiene el club en la actualidad.


Su primera semi de Libertadores como entrenador lo enfrentó a Guaraní. En el encuentro de ida, en el Monumental, La Banda se impuso por 2 a 0 con goles de Gabriel Mercado y una obra de arte de Rodrigo Mora. Luego, en Paraguay, River sufrió pero consiguió la clasificación tras un empate 1 a 1. El autor del gol fue Lucas Alario, de emboquillada, tras una excelente asistencia de Tabaré Viudez.


La siguiente fue en 2017, frente a Lanús. Esta llave representa uno de los momentos más duros que le tocó atravesar al técnico del Millo. Tras haber caído derrotado por 1 a 0 en el estadio Antonio Vespucio Liberti, el Granate ganó de local por 4 a 2 y dio vuelta la serie, en un partido marcado por un pésimo arbitraje. Luego de ir 2 a 0 en desventaja y quedando al borde de la eliminación, los dirigidos por Jorge Almirón revirtieron la llave y obtuvieron el pase a la final, entre fallos arbitrales y una mala utilización del VAR.


En 2018, Gremio se impuso en la ida, en el Monumental por 1 a 0. En Brasil, con Marcelo Gallardo sancionado por CONMEBOL mirando el partido desde un palco, el conjunto gaucho se puso en ventaja y dejó al equipo de Napoleón al borde del abismo. Pero, tras una icónica atajada de Franco Armani, un gol de Rafael Santos Borré y un penal que quedará marcado en la historia, con la definición de Gonzalo Martínez La Banda se clasificó a la final. El resto es conocido e inolvidable.


Por último, en 2019 el destino cruzó nuevamente a los dos clubes más grandes del país en un certamen internacional. En la ida, River jugó un gran partido y se impuso por 2 a 0. En la vuelta, cayó por 1 a 0 y obtuvo el pase a una nueva final. La misma se disputó en Lima, frente a Flamengo, y fue triunfo por 2 a 1 para el conjunto brasileño.


Será la tercera semifinal consecutiva del ciclo Gallardo. Los números hablan por sí solos. Sin lugar a dudas, el resultado puede variar, pero la mentalidad de este equipo se ha mantenido a lo largo de estos años llevándolo constantemente a los primeros puestos. ¿Logrará meterse en otra final?

El reglamento no permite que un equipo haga de local en el estadio del rival de turno, y es por esto que el Más Grande debía buscar una nueva locación para jugar el partido frente a Independiente, por eso se decidió que los dirigidos por Gallardo hagan de local en el Florencio Sola, estadio que pertenece a Banfield.

De esta manera queda estipulado que el encuentro ante el Rojo se disputé el sábado por la noche en cancha del Taladro. En un principio se decía de jugar el domingo, pero debido a que el Millonario tiene la vuelta de la semifinal de Libertadores el próximo martes 12, se atrasa un día.

[adinserter name="Secciones_300x250_Mobile Content Footer"]

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

[poll id="4"]

Te puede interesar:

Dejá tu comentario

[poll id="17"]