Ocho meses pasaron del año y River no pudo hacer valer la localía, muchísimos puntos insólitos perdidos con rivales menores que solo juegan a defenderse.

Si bien el fútbol cambia constantemente, como hincha me resulta muy difícil comprender como algo puede cambiar tan abruptamente de un año a otro. En 2021 todo rival que venía al Más Monumental se iba con 3, 4 y hasta 5 goles dentro de su arco, hoy eso no pasa y cada vez se les hace mas fácil ganarle a River en su casa.

Hace más de veinte partidos que el estadio está repleto, no entra un alfiler, volvieron los bombos, y la respuesta del equipo no aparece. Solo basta ver las estadísticas para darnos cuenta que los partidos importantes jugados en Núñez terminaron con derrotas, algunas insólitas. Una eliminación a manos de Tigre, con error incluido de nuestra defensa, el peor Boca de los últimos 20 años nos ganó, ni hablar de la eliminación ante Vélez. Para la frutilla del postre, vienen Godoy Cruz y Sarmiento, con planteos defensivos y también te ganan.

Lo más triste de todo es que siempre son errores propios, pocas veces la virtud del rival, entonces River tiene que volver a enfocarse y ser lo que fue. Un plantel repleto de figuras, que viene de ser campeón hace 8 meses, con el DT más grande de toda la historia no puede permitirse que venga cualquier cuatro de copas a hacerse la fiesta en nuestra cancha.

Los hinchas ya hacemos nuestra parte, y la seguiremos haciendo, porque así somos y es lo que nos caracterizó siempre. Pero así como el hincha se caracteriza por el acompañamiento incondicional, la historia de River obliga a este equipo a siempre dar el máximo, a hacer respetar nuestra casa y nuestros colores. Particularmente este año, que por suerte no terminó, el equipo quedó en el debe y no estuvo a la altura de una era tan gloriosa como la de Gallardo.

Que quede claro River es el MÁS GRANDE DE ARGENTINA, por eso siempre está obligado a ir por más constantemente, ese ADN que nos devolvió el "Muñeco" no debe perderse, siempre se banca al equipo pero no por eso hay que aplaudir una derrota ante Sarmiento, de local, la vara siempre tiene que estar alta y no acostumbrarse a aplaudir derrotas humillantes.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]