El mediocampista sufrió un duro golpe que le costó una fractura. Entre lagrimas, sangre y en camilla debió salir reemplazado en medio del superclásico.

“Boca pegó mucho y no nos permitió hacer nuestro juego. Por algo tuvieron seis amarillas y una roja”, dijo Gallardo luego del encuentro. Y así fue, uno de esos tantos golpes que el VAR interpretó que no hubo intención ni Dario Herrera decidió cobrar falta fue el rodillazo de Alan Varela a Rodrigo, quien fue derribado y al seguir corriendo, le dio un rodillazo en la cara.

El Mosquito, como es apodado, fue inmediatamente trasladado al hospital Finochietto, tras ser suplantado por Agustín Palavecino, donde se sometió a distintos estudios, de los cuales, los primeros arrojaron que sufrió una fractura con hundimiento de su malar derecho y se definirán los pasos a seguir. En principio, no volverá a jugar por lo que resta del año.

El Negro había ingresado en el entretiempo en lugar de Marcelo Herrera. Sin embargo, duro tan solo media hora en cancha por esta jugada "desafortunada". El ex Chacarita y Colón de Santa Fe perdió mucha sangre de la nariz y terminó con el pómulo hinchado y un ojo casi cerrado. Luego de permanecer unos minutos en el banco de los suplentes, Aliendro fue retirado en camilla del estadio y no pudo controlar el llanto.

El primer diagnóstico que entregó River Plate fue que el futbolista sufrió una “fractura en el malar derecho, sin compromiso craneal ni cerebral”. Los análisis continuarán para Rodrigo Aliendro, quien fue retirado en ambulancia de La Bombonera hacia la clínica donde está internado.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]