River tenía la oportunidad de acercarse a los primeros puestos de la tabla y cortar distancia con el punto, pero la victoria le fue esquiva en Sarandí.

Si bien el estadio de Arsenal siempre fue una parada difícil para River en la Era Gallardo (solamente ganó uno de los encuentros que disputo) la goleada ante Newells y el empate del puntero, parecían buenos estimulos para que el Millonario siga por la vereda del triunfo y el buen funcionamiento. Pero un Arsenal muy prolijo y ordenado ayudaron a complicar a un River contrareado y que no estuvo cómodo.

Una vez más el DT cambio de nombres, en esta oportunidad Herrera fue titular reemplazando a Elias Gomez. De esta manera Milton Casco volvía a la posición de lateral izquierdo y el ex San Lorenzo ocuparía la banda derecha. Por desgracia para el Más Grande, el partido fue uno más en este vaiven futbolístico del equipo y no se pudo aprovechar el empate de Atlético Tucumán y comenzar la segunda mitad del torneo con una victoria

Solamente promediando el primer tiempo pudo verse - en la poseción de la pelota - un River dominante y con un juego fluido, el cuál daba a pensar que dificilmente el equipo local podría sostener esa concentración y prolijidad a la hora de la marca acompañado de una meseta física por el siemple hecho de correr todo el tiempo detrás de la pelota. Desafortundamente esto no sucedió y el Millonario debió conformarse con un empate que podría haber sido derrota si el palo no hubiese estado de nuestro lado en lo que fue la oportunidad más clara de gol para el rival y del partido.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]