• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

El jóven delantero, dejó en el pasado la lesión que lo tuvo varios meses marginado del fútbol y volvió a tener rodaje para retomar el ritmo y la confianza.

El 18 de febrero parecía que las luces del 2020 se apagaban para Benjamín Rollheiser, quien durante la realización de un ejercicio de fútbol reducido, sufrio la rotura de ligamentos cruzados de la rodilla izquierda. De allí en adelante el delantero comenzó el largo camino de la recuperación.

Este viernes, quedaron atrás todos esos fantamas de la lesión, el trabajo a distancia y estar apartado de sus compañeros. Fue así que el cuerpo médico y técnico de Marcelo Gallardo, decidieron comenzar a darle rodaje para que fortalezca su estado físico y también psicológico, ya que tras más de 8 meses de arrastrar una grave lesión, el nacido en Coronel Suárez tendría una pelea más que sortear en su cabeza al volver a jugar.

Los primeros 20 minutos que disputó después de un largo tiempo, fueron de apoyo para seguir avanzando en la recuperación, esa parte que los especialistas denominan como doble cicatrización (periódo donde el futbolista debe trabajar para tener confianza a la hora de ir al roce, choque, quite y ejecución). Demás está decir que llevará un tiempo que gane ritmo de juego, preparación y progresar paso a paso para volver al nivel que tenía.

Cabe destacar, que Rollheiser había sido dado de alta el 25 de septiembre, poco más de 7 meses desde la lesión en la práctica y de llevar una recuperación poco común, forzada por la pandemia. Fueron cuatro meses sin poder ir a terapia presencial ni kinesiología, teniendo que entrenar desde su casa y manteniendo al tanto al departamento físico del Millonario, además de estar en permanente contacto con Pedro Hansing. El estricto cumplimiento de la rutina, permitió que en el primer control post cuarentena, los integrantes del cuerpo médico llevaran la tranquilidad de que la movilidad de la articulación era buena.

https://www.instagram.com/p/CFLChbYFiwq/?igshid=8yyl5510f4vi

Semanas más tarde sería el verdugo de Boca por la Supercopa Argentina. La noche del 14 de marzo del 2018 fue el comienzo de un año bañado en oro para El Más Grande y Nacho fue uno de los autores encargado de abrir aquel camino, participando en una jugada que terminó con un penal y anotando un gol, cerraría una noche que se metió entre las más importantes desde su llegada a La Banda.

Otros aportes de sumo interés fueron los goles convertido frente a Atlético Tucumán por la Copa Argentina 2017 y por la misma competición pero en la edición 2019 contra Central Córdoba abriendo el marcador, tras una recepción de espalda y una definición tras el rebote del Ruso Rodríguez.

En La Bombonera, River visitó a Boca la tarde del 23 de septiembre del 2018 por la sexta fecha de la Superliga. Scocco iba a ingresar desde el banco con el partido 1-0 a favor de los del Muñeco y con un bombazo pasado los 18 minutos del complemento, anotaría el 2-0 con un gol que desató la locura de los fanáticos en sus casas.

Tras una lesión que lo marginó varios meses de las canchas, el 2 de marzo del 2019 volvió a gritar gol frente a su actual equipo. Con la fecha 21 por Superliga de aquel año en disputa, el hombre de 35 años nuevamente saltaría desde el banco para anotar en la victoria 4-2 de River como local frente a Newell´s.

El último recuerdo nos lleva a El Monumental, frente a Central Córdoba el 2 de frebrero de este años, sin saber que sería su último partido con el Millonario, ingresaría remplazando a Rafa Borré para anotar un gol lleno de técnica y estilo y sellar el 2-0 de aquel partido, saliendo ovacionado una vez finalizado el encuentro y sin saber que aquella tarde de ovación, sería su despedida del club.

Espacio Publicitario

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

¿Quién creés que debe ocupar el puesto de Martínez Quarta?

Cargando ... Cargando ...

Te puede interesar: