Por el fallecimiento de su primer entrenador en el club, Martín Pando, el periodista Diego Borinsky subió una imagen del Muñeco junto con su DT y sus compañeros en la Novena División. Si contamos inferiores, son 33 los años -entre idas y vueltas- que lleva ligado al club.

El sueño de muchos desde la niñez es ser jugador de fútbol y esto es aún mejor si lo pueden lograr vistiendo los colores del club que son hinchas. Y no sólo es el hecho de llegar a la Primera División, sino también el transcurrir todo el camino hasta el momento del debut. Toda esta utopía le tocó vivir a Marcelo Gallardo desde los 12 años.

El día que se fue a probar a River, tuvo que esperar varias horas hasta que le tocó la oportunidad. En ese momento, le pidió a Gabriel Rodriguez (descubridor de jugadores como Javier Saviola, Andrés D’alessandro, Erik Lamela, entre otros) que lo pasara del equipo titular al suplente porque no le daban la pelota y con sólo 15 minutos en cancha logró que lo fichen.

En la imagen de los jugadores de la Novena Divisón (Categoría ’76) lo acompañan dos jugadores que también lograron el objetivo de llegar a Primera: Mariano Juan y Rodrigo Riep. Ambos desarrollaron su carrera lejos del club sin tanta relevancia como Marcelo. En el caso del actual entrenador de River, su debut oficial fue el 26 de marzo de 1993 y encima como titular, en el triunfo por 1 a 0 ante Olimpia por la Copa Libertadores (compartió dupla con Walter Silvani). Luego, el 18 de abril de ese mismo año en la victoria 2 a 0 ante Newell’s, el Muñeco tuvo sus primeros minutos en torneos AFA.

Asimismo, como jugador tuvo tres ciclos en el conjunto Millonario y en las cuales obtuvo ocho títulos (Copa Libertadores 1996, Supercopa 1997 y seis títulos locales). En el primero, fue el de mayor éxito en cuánto a logros (seis en total) y el lujo de tener grandes compañeros de equipo, entre ellos, Enzo Francescoli, Ariel Ortega, Hernán Crespo, Matías Almeyda.

En su segunda etapa obtuvo dos torneos locales y en el tercer período, no fue de lo mejor en ningún sentido. Esto se debe a que el día de su despedida, River cayó ante Tigre en El Monumental por 5 a 1 e insólitamente no pudo tener minutos en cancha, viendo todo el partido desde el banco de suplentes.

Por último, en otra faceta de su vida, le tocó retornar al club el 06 de junio de 2014 ya como entrenador y para reemplazar nada más ni nada menos que a Ramón Díaz, quién venía de ser campeón. Desde el inicio de su ciclo se reflejó la idea de su idea futbolística y su proyecto en el club, con el plus de haber cortado la racha de 17 años de River sin lograr un título internacional. Luego, de esa histórica Sudamericana 2014 (eliminando al eterno rival en semifinales) le sumó 11 logros más, entre los que se destacan las Libertadores 2015 y 2018.

El sueño del Muñeco quizás comenzó con ciertas dificultades, pero su corazón le marcó que ese día la oportunidad iba a llegar y al final se concretó. De casi no sumar minutos en la prueba a finalmente convertirse en el técnico más ganador de La Banda y en uno de los máximos ídolos de la institución. Y lo mejor no es sólo eso, sino que la relación River y Gallardo aún no llegó a su final.

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana