River empató 0 a 0 ante Arsenal, y lo más preocupante no fue el resultado sino su actuación colectiva. Acá te dejamos algunas de las razones de una igualdad apática por donde se la mire.

Luego del empate entre Tigre y Atlético Tucumán, River tenía una chance inmejorable de descontarle puntos al conjunto que dirige Lucas Pusineri, sin embargo había que ir a una dura cancha que siempre fue una piedra en el zapato para el equipo de Gallardo que solo pudo ganar una vez en 8 presentaciones disputadas en Sarandí, luego 6 empates (con el del miércoles) y una derrota en 2016.

No era fácil ganar en Sarandí y de hecho, nunca lo fue, pero también hay causas que hacen que siempre las visitas al Viaducto sean todo un dolor de cabeza. En este caso repasaremos las tres que nosotros creemos que fueron trascendentales para que no se pase del aburrido 0 a 0 que vimos en cancha.

1- Se equivocó Gallardo en cambiar el esquema: Tal vez como se dio el desarrollo del juego, entraron los que tenían que entrar, pero el "Muñeco" se apresuró en cambiar el parado táctico del equipo. En el primer tiempo, con más volantes, con mucha dificultad el "Millonario" pudo pisar el área rival, y exigir un poco a la defensa. En el complemento con el "doble nueve", la única forma que se buscó fue con el pelotazo y allí se lucieron los dos centrales de Arsenal que fueron llamados a su juego. Inclusive Cristian Chimino, defensor del "Arse" reconoció que él y sus compañeros se sintieron más cómodos defendiendo cuando la visita se decidió a atacar con Miguel Borja y Lucas Beltrán como referencias.

2 - La cancha pequeña y el campo de juego: Lejos de buscar culpables ante la propia impericia de River, también es atinado decir lo difícil que es tener que jugar en un estadio con las dimensiones notoriamente más chicas, a eso hay que sumarle el planteo tacaño del equipo local que solo se preocupó por defenderse y tirar pelotazos para arriba. Las transiciones de nuestros jugadores tampoco fueron lo suficientemente rápidas para dejar pagando a los rivales, esto también se debe a que el césped no fue regado, estaba seco, y obviamente eso hace todo un poco más lento, esto complicó notoriamente a un River sin luces.

3- El banco no fue una solución: Con Matías Suárez, desafectado por gripe, Gallardo se quedó sin su ancho de espadas en el banco de suplentes. Miguel Borja, Santiago Simón, Rodrigo Aliendro, Bruno Zuculini, y José Paradela (cinco minutos), fueron los elegidos para ingresar, y dado esto ninguno tuvo un gran partido. El único que apenas pudo involucrarse fue Aliendro, el resto no pudo hacer demasiado para torcer el rumbo de un empate que parecía indeclinable. Con sus mejores hombres desde el inicio, los de afuera aún no son garantía, para colmo salieron Palavecino y Juanfer (con hielo), dos nombres que entrando desde el complemento podrían aportar algo más.

Nuevamente, el "Millonario" dejó puntos en el camino en una visita que siempre cuesta y que además era de esperarse, lo que más preocupa es el rendimiento de un equipo que no exigió al arquero rival. Ahora habrá que si o si vencer a Central Cordoba (domingo a las 18hs) y esperar una vez más que los de arriba pierdan puntos.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]