El 7 de River metió uno de los goles más importantes del año y sin embargo no lo gritó por una cuenta pendiente que le quedó de partidos anteriores.

El encuentro ante Independiente fue uno de esos duelos, donde se tenía que ver una fuerte muestra de carácter del equipo; con el correr de los minutos se fue plantando el 0-0 que parecía inamovible. Sin embargo apareció Matías Suárez para marcar un gol agónico, que de no ser por el VAR, podría haber sido el más gritado del año (hasta el momento).

Sin embargo el delantero cordobés, como si no se tratara de un clásico o de un partido amistoso no festejó el tanto y al finalizar el juego explicó los motivos siendo muy contundente: "No lo festejé porque ya contra Vélez me cobraron que la había tocado con la mano, nunca la toqué con la mano, lo aclaro acá. La verdad que fue muy triste que nos roben un gol de esa manera, pero ya pasó. Por eso no lo festejé. Gracias a Dios con este gol, que si lo cobraron, pudimos ganar", manifestó el cordobés.

Sin dudas había llamado demasiado la atención que no se festejara un gol tan importante, más que nada, por el rival y por como se dio en el minuto 47 del segundo tiempo. Sin embargo el ex Belgrano aún frustrado por el robo del VAR ante Vélez, prefirió no celebrarlo quizás con miedo de que la historia se repita. Incluso el gol fue chequeado con la tecnología por la posición del 7.

Con este triunfo River pudo acortar la brecha con el líder Atlético Tucumán, que perdió el invicto en Sarandí, ahora son 7 los puntos de diferencia. Por su parte, el atacante se metió entre los 6 máximos goleadores, alcanzó a Rodrigo Mora con 34, y está en el TOP SIX de la Era Gallardo.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]