A través de su cuenta oficial, dio a conocer las prohibiciones que tendrán que tener en cuenta los clubes antes y después de jugar los partidos.

En primera instancia, los capitanes de los equipos no podrán intercambiar banderines y al final del mismo tampoco las camisetas. Esto rompe con una vieja tradición dentro del ambiente futbolístico e implica reducir claramente el riesgo. Realmente es una particularidad extraña, ya que dicho deporte es un juego de permanente contacto.

En cuanto al banco de suplentes, todos los integrantes deberán usar mascarilla durante el encuentro. En el único momento en el que pueden quitárselas, será cuando lleven a cabo los ejercicios de calentamiento previos a una sustitución que establezcan los DT.

Lo insólito de todas estas medidas, es que son protocolares en un juego en el que los empujones, las salivadas y las aglomeraciones, son inevitables.

[adinserter name="Secciones_300x250_Mobile Content Footer"]

Votá en la encuesta de la semana

[poll id="3"]

Te puede interesar:

Dejá tu comentario

[poll id="17"]