Con el triunfo ante el Lobo, River rompió la mala racha que arrastraba en el torneo local. Para nosotros hubo cuestiones que fueron trascendentales para que tres puntos se queden en casa.

Lejos de ser un encuentro fácil, venció a un duro rival que viene haciendo un gran torneo y que de hecho en algún momento exigió a Franco Armani. Con un 1-0 muy cerrado, los de Gallardo -que cumplió 400 partidos como DT- se quedaron los tres puntos también por algunos detalles claves.

1- La solidez de la zaga central: siempre muy criticada, anoche con la inclusión de Emanuel Mammana como primer marcador encontró una solidez que no se venía viendo. El ex Zenit, ganó varios duelos individuales además de estar muy seguro por arriba. También es para destacar lo de David Martínez que mostró un tercio de lo que hizo en 2021, manejando la salida desde abajo, siendo preciso con el balón y estando muy rápido para anticiparse e incluso muchas veces cruzando, de izquierda a derecha, a espaldas de su compañero.

2- Un mediocampo con buen pie y sacrificio: Rodrigo Aliendro y Agustín Palavecino, que a pesar de tener menos de cinco encuentros juntos parecen entenderse bien. Ellos se hicieron dueños del mediocampo, sobretodo en la segunda parte, y cada vez que la pelota pasaba por ellos, daba la sensación de que algo podría ocurrir.

3- Los ingresos en la segunda parte: los cambios que ayer si pesaron a diferencia del último fin de semana ante Vélez. Los ingresos de Pablo Solari (debut absoluto) con Esequiel Barco, le dieron frescura a los costados y ambos entraron muy bien, por derecha el ex Colo Colo intentó asistir constantemente a sus compañeros ganando el uno vs uno ante el lateral izquierdo. El ex Atlanta United fue una verdadera pesadilla para la defensa, nunca lo pudieron parar, estuvo muy cerca del gol. Otro que sin intervenir demasiado pesó, fue Miguel Borja que se peleó con los centrales y hasta perdió su chance de convertir ante una buena respuesta de Rodrigo Rey.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]