Un imperdible momento se vivió en la despedida del León: el mediocampista volvió a calzarse el buzo verde de arquero.

La despedida de Leo Ponzio tuvo un revuelo de situaciones con emblemas del Millonario, entre ellas, cuando el cinco del Más Grande volvió a calzarse los guantes y defendió los tres palos, en parte del segundo tiempo del partido homenaje, en la despedida del eterno capitán.

El marcado del partido entre los rojos y blancos marcaba 6-6 y en la marea de cambios que hicieron Biscay y Bujan durante la noche, Augusto Batalla, que estaba atajando para el equipo rojo, le dejó su lugar al actual capitán de River. El estadio coreó totalmente por recordar con esa imagen, sus agallas de atajar en un partido histórico de la edición 2021 de la Copa Libertadores. Y como si eso no fuera todo, Ponzio le atajó un penal.

Pablo Lunati, quien ofició de árbitro del encuentro, marcó en el área contraria por falta de Bologna. Ponzio se puso los guantes y le atajó el penal a Enzo, que se corrió toda la cancha para patearlo. El dueño del dorsal 24 ejecutó débil a su izquierda y el León, entre risas, no tuvo problemas para contenerlo. Fue la última jugada del partido y un broche de oro para una noche inolvidable.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]