Fue uno de los refuerzos que más pidió Gallardo, pero apenas pudo demostrar y se terminó yendo por la puerta de atrás.

Durante la Era Gallardo ha habido grandísimos jugadores, algunos que ya estaban antes de la llegada del entrenador a mediados de 2014 y otros que fueron llegando por elección del DT. En el 2016, en pleno momento de transición, el Muñeco puso el ojo en una de las grandes figuras del fútbol argentino y finalmente tuvo la suerte de poder traerlo, aunque las cosas no se dieron como se esperaba.

Se trata de Marcelo Larrondo, delantero que la rompió en su vuelta al país, primero jugando en Tigre y luego en Rosario Central. Un 9 con una buena contextura física, con técnica y mucho gol; tres cualidades que en River no pudo demostrar debido a incontables lesiones. Luego de una tumultuosa salida del Canalla, el atacante llegó a River, integró el banco de suplentes en la Recopa 2016 y en menos de dos semanas obtuvo su primer título en el club, obviamente con escasa participación. En total fueron cuatro los trofeos que ganó vistiendo los colores rojo y blanco.

El mendocino estuvo en el Millonario dos años, y apenas disputó 14 encuentros, metió dos goles además de brindar dos asistencias. Luego de su paso por Núñez, su carrera fue en decadencia: Defensa y Justicia (8PJ, 1G), Unión La Calera (26PJ, 6G), Tigre (5PJ, 1G), repuntó un poco en O'Higgins (41PJ, 15G), para luego llegar a Audax Italiano donde jugó dos encuentros y rescindió su vínculo.

Hoy a sus 34 años, lejos de pensar en el retiro, se encuentra libre y entrenando por su cuenta, lo que ha llamado la atención es que se lo vio con ropa del Millo; algo similar a lo que ocurrió con José Sosa (hombre de Estudiantes) que apareció de la misma forma con una camiseta obsequiada por Enzo Pérez.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]