El partido de ida entre River y Atlético Paranaense tuvo sus complicaciones con muchas imprecisiones, y una reacción extraña y llamativa.

El volante Nicolas De la Cruz salió muy enojado luego del gol de su rival local y al pisar el banco de suplentes mostró todo su bronca cuando el Muñeco lo quiso saludar. En su lugar ingresó Carrascal a los 13 minutos del tiempo complementario.

El uruguayo volvió a jugar en River después de la doble fecha de Eliminatorias Sudamericanas en las que jugó ante Colombia y Brasil. Hoy ante el Paranaense comenzó jugando como volante izquierdo en la mitad de la cancha de la cual estuvo integrada por Santiago Sosa, Enzo Pérez y Nacho Fernández. El primer tiempo de Nicolas no fue un mal juego, al igual que lo restó hasta su retiro.

A los 12 minutos del segundo tiempo, Bissoli abrió el marcador y antes que el Millonario saque del medio, Marcelo decidió que Jorge Carrascal ingrese en su lugar, buscando mayor nitidez y claridad en la mitad de la cancha. Al darse cuenta de este cambio, el uruguayo se retiró con mucha bronca y cuando el Muñeco lo quiso saludar como hace siempre que se produce uno de estos cambios, Nicolas se resistió y fue ahí donde intervino Matías Biscay que lo quiso calmar y no pudo, entonces le mostró su descontento de una manera clara. Luego de esto, se pudo ver lo entendible de su enojo, un jugador que considera que con su calidad y buena precisión de juego, podría haber dado vuelta un encuentro así.

[adinserter name="Secciones_300x250_Mobile Content Footer"]

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana

[poll id="4"]

Te puede interesar:

Dejá tu comentario

[poll id="17"]