Surgió de las inferiores, tuvo dos pasos por el club, fue campeón y ahora terminó jugando en una Liga Regional.

En el último se ha repetido una cuestión en lo que respecta a los futbolistas retirados de la actividad profesional que deciden regresar a jugar pero lo hacen de una manera más informal, sin los flashes de las cámaras, ni toda la exposición. Los casos más resonantes del último tiempo son Ignacio Scocco y Leonardo Ponzio, que tras su retiro decidieron volver al deporte de forma amateur para darse el gusto de jugar en los clubes dónde habían dado sus primeros pasos cuando eran apenas unos niños.

Una situación similar es la de Juan Carlos Menseguez, el Rayo, que surgió por allá en el 2003 pero que se fue sin siquiera debutar en la Primera de River. El jugador entró en la transacción de la venta de Andrés D'Alessandro y juntos se fueron a Wolfsburgo, años después el delantero regresó al fútbol argentino de la mano de Ramón Díaz, para jugar en San Lorenzo en 2008. Finalmente tras diez años el futbolista regresó a River, justamente de la mano del riojano.

Apenas 13 encuentros oficiales, y un tanto son las estadísticas que marcaron al atacante que se consagró campeón del torneo final 2014 y también de la Copa Campeonato. Con la ida de Ramón, el jugador también se fue, para tener pasos por Argentinos Juniors, Aldosivi y Juventud Unida de Gualeguaychú, este último fue el club donde se retiró en el 2017.

Cinco años, después de su retiro, el futbolista (38) decidió volver a ponerse los botines y los cortos para jugar en Defensores de Miramar, equipo que disputa el torneo regional de General Alvarado.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]