El delantero de 36 años, será reconocido por los dirigentes y ovacionado por los hinchas. 

Corría el verano del año 2018, cuando desde River se comunicaron con la dirigencia de San Pablo para intentar negociar el pase de Lucas Pratto. No fue barato pero el delantero pagó con creces esos 10 millones de dólares que se pagaron.  Aunque sus primeros meses en el club no fueron fáciles, el Oso quedó en los libros de historia del Millo. 

+TAMBIEN PODES LEER: “AUSENCIA DURÍSIMA: SE CONFIRMÓ LA LESIÓN DE SANT’ANNA”.

Fue en aquella tarde de noviembre del año 2018, cuando en el partido de ida de la Final Eterna, el goleador capturó un milimétrico pase del Pity Martinez y logró convertir el empate transitorio en la Bombonera. Pero no fue hasta el 9 de Diciembre, que el jugador se consagró como uno de los más grandes. En esa ocasión, recibió la pelota de Nacho Fernandez y con un derechazo rompió el 0 del arco que atajaba en ese momento Esteban Andrada. 

+TAMBIEN PODES LEER: “ORGULLO RIVERPLATENSE: MONTIEL Y UNA ESTADÍSTICA QUE SORPRENDIÓ A TODOS”.

A partir de esos goles, el Oso se ganó un cariño eterno por parte de la hinchada riverplatense, muchos se hicieron tatuajes y hasta otros han ido al Monumental con mascaras de oso para recordar ese gran momento. Otra cosa que se hizo muy viral, fue el recordado festejo característico del delantero, que muchos hinchas recrean sin cansancio porque les recuerda la noche más feliz de sus vidas. 

En la actualidad, el delantero es parte del plantel de Olimpia. A pesar de su edad y algunas lesiones que no le permitieron seguir en el futbol argentino, el Oso es el delantero titular del conjunto paraguayo y es dirigido por quien él considera su ídolo, Martín Palermo. Ahora volverá al Monumental cuando su equipo enfrente al Millo. 

Picture of Franco Martin Colamarino

Franco Martin Colamarino

Más del autor

Dejá tu comentario