De cara al partido ante Talleres, Marcelo Gallardo analiza varias opciones para el equipo, una de ellas es Benjamín Rollheiser, que desde su debut en 2019 no ha podido convertir.

River es el equipo más goleador del torneo y de la tabla anual por mucha diferencia; en el año el conjunto de Núñez lleva anotados 57 goles y tan solo 23 recibidos, lo que le da una diferencia de gol de +34 (Vélez es el segundo con mejor diferencia con +21). Además, en este campeonato ya lleva 32 tantos convertidos en 16 fechas, un promedio de dos tantos por encuentro. Definitivamente, el mejor equipo ofensivo del fútbol argentino.

A pesar de eso, Benjamín Rollheiser, quien fue titular en el último partido ante San Lorenzo, todavía no pudo convertir con la “Banda”. En un total de 28 encuentros, el delantero de 21 años es el segundo jugador de River que hasta ahora más le costó meter un gol, el que más fue Angileri con 32 partidos. Suena raro que, en un equipo tan aceitado, con tantas chances de gol, haya un delantero que todavía no convirtió (Fontana tampoco pudo mojar). Pero, en sus 1013 minutos en primera, equivalente a 11 partidos completos, el oriundo de Coronel Suárez se debe un pagaré.

Gallardo sabe lo que Rollheiser le puede dar al equipo, con su gran habilidad para manejar la pelota y la técnica en espacios reducidos, como lo determinó el entrenador. Aunque todavía el joven delantero no consigue serenarse a la hora de enfrentarse mano a mano al arquero, así se lo vio en el último partido, cuando en el primer tiempo se apuró y no conectó bien la pelota. Torrico paró sin complicaciones lo que fue un tiro muy débil.

Benjamín sabe que tiene habilidad de sobra para lograr meter un gol, aunque todavía debe aprender a tranquilizarse y aprovechar cada ocasión para brillar. De los 28 encuentros en la primera división, no completó los 90 minutos en ninguno de ellos. Lo expone aún más el gran momento de su compañero de delantera, Julián Álvarez, que viene de convertirle tres al “Cuervo”.

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana