Entre suspendidos y lesionados, Gallardo se quedó sin variantes en ese puesto ni más ni menos que en un superclásico de visitante.

Más allá de la vital importancia del encuentro del domingo ante Barracas, en River ya se respiraba olor a superclásico. Los hinchas eufóricos cantando en todo momento contra el clásico rival, y los jugadores cuidándose sabiendo que un error los dejaba afuera del encuentro más importante del campeonato.

En River había varios que debían cuidarse, sobretodo con el desarrollo del partido donde nos encontramos a un Germán Delfino dispuesto a a amonestar hasta a Leo Ponzio que está retirado y recuperándose de una lesión ligamentaria. Bruno Zuculini (fue titular), Andrés Herrera, Enzo Pérez y Santiago Simón (en el banco) todos estaban con cuatro amarillas, de recibir una más no podrían estar ante el ex club.

Finalmente el primero en quedarse fuera del clásico fue Zuculini, que fue amonestado (primero) y luego expulsado por un codazo a Neri Bandiera. Allí la primera baja, para colmo aún faltaban más de 20 minutos de partido. Gallardo dudó hasta último momento en poner o no al capitán, pero viendo que Barracas se venía con todo decidió mandarlo a la cancha faltando poco más de 10 minutos. Solamente pasaron seis, para que el árbitro amoneste también al volante mendocino que llegó a la quinta y tampoco podrá estar el próximo domingo.

Con Zucu y Pérez (suspendidos), y para colmo de males Felipe Peña Biafore (lesionado), no se sabe quien será el 5 titular. Para darle aún más dramatismo a la situación, Sebastián Sánchez, volante central de la reserva, también fue expulsado y deberá cumplir una fecha de suspensión.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]