Falta poco para el duelo ante Racing, y por el momento ambos jugadores siguen sin estar del todo recuperados y la incógnita pasa por el costado izquierdo de la defensa.

Las lesiones, el virus y los contratiempos fueron, sin dudas, el peor enemigo de River en todo el 2021. Es incalculable el número de bajas que tuvo el plantel este año, pero así y todo con sus jóvenes Gallardo supo suplir cada una de esas ausencias. Ahora antes de una verdadera final, se encuentra con dos suspendidos y un once que debe rearmar.

Por un lado aparece el joven Benjamín Rollheiser, que desde las lesiones de Braian Romero, Matías Suárez y el nivel irregular de Jorge Carrascal, fue quien jugó como segundo delantero casi todo el torneo. Su nivel fue yendo de menor a mayor, a tal punto que relegó al ex Defensa y Justicia al banco. En el encuentro ante Patronato, sufrió un desgarro y debió salir para darle su lugar a Romero nuevamente. En este puesto, está todo prácticamente resuelto ya que seguramente Álvarez y Romero sean los dos puntas.

Acá viene el problema, Fabrizio Angileri no se recuperó de un desgarro que lo tuvo a maltraer casi toda la temporada. Malas recuperaciones, exigencias de más lo dejaron afuera al mendocino. Ese sector estuvo bien cubierto por Milton Casco, que increíblemente llegó a la quinta amarilla ante Platense. Con Angileri, y Milton afuera, nadie se anima a decir quien puede jugar como lateral izquierdo.

Si bien aún faltan dos días, Rollheiser y Angileri no tienen el alta medica lo que prácticamente los deja fuera del encuentro ante Racing, ya que si están aptos también llegarán sin fútbol lo que sería un gran riesgo en un duelo tan trascendental.

Dejá tu comentario

Votá en la encuesta de la semana