Con un sabor agridulce, el "Millonario" se trajo los tres puntos de Lima. Gallardo acertó en los cambios que le dieron la victoria al equipo.

Comenzó una nueva Copa Libertadores para el River de Gallardo, los datos estadísticos dirán que es la octava, de manera consecutiva, que se disputa en esta reciente era. Pero más allá de los números, no siempre se puede arrancar ganando, en este caso, el "Muñeco" dio en la tecla con las modificaciones que le terminaron respondieron automáticamente e hicieron crecer notoriamente al equipo.

El primer tiempo no había sido malo, pero tampoco estuvimos muy cerca del arquero rival, Alianza Lima planteó un cerco defensivo que fue muy dificil de romper. Esta barrera se bajó recién a los 20' del complemento, pase sensacional de Julián Álvarez que habilitó a Matías Suárez que definió fuerte y cruzado para volver a gritar después de estar mucho tiempo lesionado. Cabe destacar que el delantero cordobés no marcaba desde el 4-0 ante Unión del año pasado, y que había ingresado dos minutos antes de convertir, en lugar de Santiago Simón.

En el tramo final con más empuje y amor propio el equipo peruano fue a buscar el empate, exigió a Armani que respondió ante Aldair Rodríguez; este mismo fue el que minutos después, de forma desleal, fracturó a Robert Rojas cuando faltaban minutos para el cierre del encuentro. Al final fue victoria, una felicidad inmensa por el regreso de Suárez que con este gol recuperará la confianza e intentará mostrar su mejor cara, también un poco de tristeza por lo sucedido con el defensor paraguayo que estará mucho tiempo fuera de las canchas.

Con los tres puntos obtenidos, el "Millo" los mira a todos desde arriba, al menos hasta que este jueves disputen su partido Colo Colo frente a Fortaleza.

Dejá tu comentario

[poll id="17"]