De todas las imágenes que dejó la victoria del “Millonario” sobre Alianza Lima por 1 a 0, la que se llevó todas las miradas fue la del goleador cordobés.

Se llevó todos los flashes. Porque Matías Suárez esperó cinco meses para volver a jugar al fútbol después de operarse la rodilla derecha producto de una sinovitis crónica que lo obligaba a terminar cada entrenamiento con hielo en la zona inflamada y que en el último tiempo le generaba mucho malestar. Por eso, el gol se festejó mucho en el Estadio Alejandro Villanueva “Matute”, la gente explotó y los compañeros del cordobés, titulares, lo fueron a abrazar.

Sin embargo, en esa misma rodilla derecha, Suárez ya tuvo tres operaciones, por lo que el cuerpo médico entendió que era necesaria una limpieza en la zona. Justo esta intervención quirúrgica se dio en el momento que la carrera del atacante entraba en la última parte, era pieza clave en River Plate y todo iba bien.

Este año, el delantero arrancó de atrás, fue entrando en ritmo de a poco y hace dos partidos que volvió a las canchas. Ayer a los 19 minutos del segundo tiempo, Julián Álvarez hizo un rodeo y asistió de manera espectacular a Suárez que pateó de primera y cruzado para anotar el único tanto del partido. El resto es historia. La explosión de la gente, el festejo de Marcelo Gallardo, todos los jugadores de River compartiendo el momento con él, y el “Oreja” sin ocultar su emoción por haber vuelta al gol.

https://twitter.com/RiverPlate/status/1511890584436449286

Dejá tu comentario

[poll id="17"]