Se vistio de Piscu
Escrito por: Juan Ignacio Lagos / tw: @JuanLagos17  |  Fecha: 11-09-2017
River
River

La victoria ante Banfield tuvo varios alicientes para analizar, pero hoy decido quedarme específicamente en Gonzalo Martínez, ese jugador que sigue en el Millonario y es una carta vital para el funcionamiento del River actual.

Segunda fecha de la Superliga, torneo argentino de primera división. River recibió a Banfield en el Monumental luego de horas repletas de especulaciones por la posible suspensión de dicho encuentro.

Finalmente el árbitro del partido, Néstor Pitana, dio el visto bueno al ver el campo de juego en buenas condiciones y el Millonario se presentó a horario para vivir una fecha más del fútbol argentino.

Un mix de titulares y suplentes dispuso Marcelo Gallardo, que decidió darles descanso a varios referentes pensando en el partido por Copa Libertadores a jugarse el día jueves en Bolivia.

El primer golpe lo dio Banfield de pelota parada, cuando Renato Civelli convirtió el primer gol luego de lograr un anticipo preocupante en la marca tibia de Javier Pinola, que logró recuperarse rápidamente.

Luego de dicha jugada nadie esperaba que el ‘pelado’ se recupere pero lo hizo al anotar el empate después de que el Pity Martínez durmiera a la defensa rival junto a Nico De La Cruz.

Ya con el partido en igualdad, Gonzalo Martínez se cargó el equipo al hombro y tiró caños, paredes con sus compañeros y asistió en más de una oportunidad a Nacho Scocco, que no estuvo fino en la definición.

El 2 a 1 iba a llegar sobre el final de la primera etapa cuando Pinola agarró la lanza y subió al ataque, tiró una pared con el uruguayo De La Cruz y cuando parecía que el defensor remataba, asistió al 10 que se vistió de Pisculichi para definir de primera, con la zurda mágia, al ras del suelo.

El gol que dejó a River arriba del marcador trajo calma al público que se mostraba expectante por una nueva cara del Millonario, sin Driussi y sin Alario, pero con un Pity enchufado.

La etapa complementaria tuvo a Gonzalo nuevamente como protagonista al seguir participativo y conectado con el encuentro. El último gol del Millo llegó gracias a un pase largo del 10 que controló mal Nacho Fernández pero que luego de una buena corrida, sufrió una infracción dura del arquero rival y el penal lo ejecutó Nacho Scocco con seguridad y contundencia.

River sigue dando muestras de carácter y cuando parecía que el barco no iba a aguantar la tempestad, el Muñeco habló y trajo calma pero además tuvo el apoyo de un jugador clave como Gonzalo Martínez que tuvo uno de sus mejores partidos con La Banda puesta. 

River desde la Tribuna