Todo volvió a la normalidad
Escrito por: Nahuel Cuellar   |  Fecha: 29-01-2017
River
River

El Más Grande del país se quedó con el clásico por 2-0, Driussi y Mina los autores de los goles millonarios.

Muy friccionado los primeros diez minutos del partido más importante del país, se prestaron la pelota constantemente sin mucha precisión en los últimos metros. Demasiadas infracciones, mucho roce y juego desmedido, es lo que predominó en el primer superclásico del año.

A los 25, Ignacio Fernández por derecha envío un centro que encontró a Sebastián Driussi, de volea y sin pararla, pateó al arco y se fue cerca. Fue la primera jugada de peligro. La segunda llegó a los 33, Camilo Mayada centró por su sector y Rodrigo Mora cabeceó al ángulo, el arquero xeneize la sacó al córner.

Faltando uno para el cierre, Gonzalo Martínez condujo y descargó con Mora, el uruguayo apuntó y remató desde afuera del área, débil, se fue sin generar complicaciones. Nacho Fernández también probó desde larga distancia, bien colocado pero sin mucha potencia.

La primera parte culminó sin goles, las llegadas fueron parejas para los dos equipos, ellos tuvieron mayor posesión de pelota haciendo daño por el sector izquierdo de la defensa millonaria, River de contra y en velocidad, tuvo sus oportunidades para abrir el marcador. Al descanso en cero.

El complemento inició con una nueva jugada con chances de gol, Gonzalo Montiel probó desde lejos pero se fue desviado. Nacho tuvo el 1-0 en sus pies, Driussi lo dejó solo y el ex Gimnasia quiso definir por entre las piernas del arquero y éste, la encontró de casualidad ahogando el gol.

A los 18, Driussi desde el punto de penal, le dió el 1-0 al Más Grande. El penal lo generó el Pity, River presionó, recuperó la pelota e Insaurralde la tocó con la mano en el área. El goleador del campeonato local pateó fuerte al palo derecho del 1, que la tocó, pero no pudo evitar el tanto.

Cinco más tarde, Arturo Mina anticipó a todos de arriba y puso el 2-0, con un potente cabezazo hizo delirar a todo Mar del Plata, el ecuatoriano sorprendió a todos en el área rival. La Banda manejó los tiempos y el balón luego de extender la diferencia, fue todo de River.

A diez del final, el árbitro Pitana expulsó a tres jugadores por agresiones, Driussi, Darío Benedetto e Insaurralde. Después de esta incidencia, el encuentro se planchó, los minutos corrieron y el equipo de Marcelo Gallardo se quedó con el triunfo por 2-0. Fiesta roja y blanca marplatense.

River desde la Tribuna